Modelos aeronáuticas

Hoy nos vamos de visita cultural con tres modelos al Museo Aeronáutico del Transporte y Aeropuertos

Este día amaneció algo nublado pero algunas nubes abandonaron el cielo durante un rato para hacer una divertida sesión de fotos.

Todo un lujo tener 3 modelos a la vez, Lidia Bonilla, Lidia Peña y Marina Lentisco, gran trabajo de la maquilladora Magali que también se animo a posar . Pusimos música y elegimos vestuario, maquillaje y localizaciones dentro del museo. Para aquellos que no conocen el Museo aeronáutico de Málaga, os digo que una visita obligada para aprender sobre la aviación, a los niños les encanta entrar en las cabinas de los aviones o disfrazarse de bombero o piloto. Podéis tener más información en aeromuseo.org, además es gratuito.

Preparados para el shooting

Tenemos una luz brillante y dura del sol de la tarde. Buscamos la mejores localizaciones para comenzar una maravillosa sesión. Aunque la luz era muy dura no utilicé flash ni reflectores. La Nikon de 810 es capaz luz donde hay sombras sin perder detalles y preferí arriesgar la sencillez del set para hace la sesión más rápida, tres modelos suponían una sesiones rápidas y no contaba con ayudante para mejorar la iluminación.

Saber posar.

Una sesión puede ser lenta y tortuosa o muy rápida y apenas hace falta hablar. Todo depende del vinculo entre la modelo y el fotógrafo. He trabajado con modelos con gran experiencia y me ha sido muy divertido y motivador. Según yo me movía buscando un plano la modelo se adaptaba y cambiaba de posición sin mediar palabra. Es una sensación maravillosa que motiva a la hora de hacer grandes fotos y buenos retratos . Yo no sé posar, no me gusta salir en las fotos porque no tengo estilo para posar, prefiero estar al otro lado de la cámara.

Una modelo debe conocer su rostro, sus miradas, su boca, sus gestos para que el fotógrafo no tenga que corregir su pose. El fotógrafo puede tener una idea en la cabeza y si existe ese vinculo con la modelo, se conectan y se obtiene imágenes que transmiten. Creo que la modelo tiene que realizar ejercicios delante del espejo para conocerse y observar a otras modelos, de igual modo el fotógrafo aprende de otros fotógrafos.

Lo más importante de la sesión es, que pasamos un buen rato, mas de 600 fotos en bruto que he resumido en esta entrada pero siempre me quedo con ganas de más.

Quedo muy agradecido a las tres modelos y a la maquilladora Magali que realizó un excelente trabajo.